El test definitivo para saber que tipo de blogger eres gestionando trolls


Los trolls son esos personajillos que entran en tu blog y hacen de las suyas en la sección de comentarios o incluso en las redes sociales.

Son criticadores natos, comentan y crean mal ambiente allí donde vayan, queriendo o sin querer, pero siempre mal ambiente.

Cuando no había internet eran los típicos amargados que nunca estaban contentos con nada, criticaban cualquier cosa que se comentaba o incluso la rapa de cada uno. Con la llega de la red de redes, un mundo entero se abrió ante sus ojos. Ya no solo "tenía" a sus amigos y familiares para trolear, sino que el mundo entero estaba esperando sus críticas sin ton ni son.

Desde entonces hemos tenido que soportarlo en los blogs, en Twitter, en incluso en Facebook (todos tenemos algún amigo troll).

Pero... ¿como gestionar en tu blog a semejantes personajes de una forma poco convencional?

Aquí te dejo el test definitivo para saber que tipo de blogger eres ante los Trolls.

Las preguntas del test son frases Troll, algunas verdaderas y otras inventadas por mi y las respuestas son 4 formas de gestionar esos comentarios. ¿Te animas?

"Este blog es una mierda"


1.- Eres una persona comprensiva y verás este comentario como una crítica y no como un mensaje troll. Intenarás cambiar la idea que tiene de tu blog de forma educada.
2.- Te enfadas en un primer momento pero después de un rato te lo tomas como lo que es: un mensaje Troll. Lo mejor que puedes hacer es hacer oídos sordos, o mejor dicho comentarios "sordos".
3.- Te lo tomas verdaderamente a mal. No entiendes como se puede decir algo así de un blog al que dedicas gran parte del tiempo de tu día. No solo borras el mensaje sino que lo baneas de por vida.
4.- Has entrada en crisis personal solo con leer el comentario. El mundo es una mierda e internet aún mas. Estás pensando en dejar el mundo online y sobre todo tu blog de forma permanente.

"vueno se escribe con B de Burro"


1.- Siempre hay trolls y este por lo menos es un troll "constructivo". Contestas al comentario troll explicando que no has podido repasar la ortografía por falta de tiempo. Eres una persona muy ocupada. Le das las gracias por su "crítica constructiva" aunque no diga nada del tema tratado.
2.- Ya está el listillo de turno. Vale, me he equivocado. Se me ha ido el dedo. ¿Por qué no comenta algo sobre el contenido? Haces caso omiso y corriges la falta de ortografía sin contestar al "comentario".
3.- Este tio es estúpido. Como si el nunca hubiese cometido errores alguna vez en su vida. Te das cuenta de que es una falta grave y la corriges pero el troll queda baneado de por vida.
4.- Corriges la falta de ortografía, te obsesionas y pasar el corrector 100 veces y dejas de escribir durante un mes completo. Necesitas desconectar. Estás deprimido.

"Menuda puta mierda de entrada. 10 putos minutos perdidos."


1.- No toleras las palabrotas en tu blog, y dado que tu política es tolerancia cero respecto a este tema, moderas el mensaje advirtiendo al Troll de que no vuelva a hacer comentarios de ese tipo.
2.- Aunque no paras de decir tacos todo el día, en el blog no los toleras, aunque a veces te quedas con ganas de soltar alguno. Borras el mensaje sin hacer ninguna advertencia previa o posterior.
3.- Te cagas en la madre que lo parió, en sus hermanos, en su padre y en toda su familia. Los oídos les van a estar pitando el restos de sus vidas. Borras el mensaje y baneas al troll de por vida.
4.- Pero... ¿Como que no le ha gustado? yo creo que está muy bien la entrada. ¿Es tan mala como dice? El post lo marcas como borrador para revisarlo dentro de un mes, cuando te hayas recuperado del batacazo.

"Albert Einstein ganó el premio Nobel de Física en 1921 y no en 1920 como dices. ¡Escribe solo de lo que sabes!"


1.- El troll listillo nunca puede faltar. Contestas a su comentario de forma educada agradeciéndole la corrección. Son fallos que suelen pasar. Cambias la fecha y continúas con tus tareas blogueriles como si nada.
2.- Aunque te cabrea el "comentario" constructivo, aún mas te cabrea el consejito final. Corriges la fecha y no contestas al mensaje del Troll, esperando apaciguar las ganas de crítica del listillo.
3.- No paras de insultarle a voz en grito. Te acuerdas de toda su familia dejando sus oídos realmente dañados para el resto de sus vidas con un silbido perpetuo. Corriges la fecha y baneas al troll de por vida.
4.- Nuevo fallo y nueva depresión. Entras en un bucle de pensamientos negativos que te hace abandonar el blog durante un mes, antes de corregir tu fallo y repasar durante toda la noche la entrada para evitar nuevos fallos.

"Está muy bien lo que escribes, pero mi novia tiene unos melones de impresión."


1.- Guarretes hay en todas partes, y entre los trolls más. Moderas de forma educada el comentario del troll "pajillero" y le adviertes que dicha práctica en los comentarios de tu blog no serán permitidos en el futuro.
2.- Aunque te quedas con las ganas de pedirle una foto desnuda de su novia, eres un blogger 100% y quieres mantener tu blog libre de este tipo de comentarios. Borras el comentario troll y no haces ninguna comentario al respecto.
3.- Los melones de su novia, -los debe tener enormes- piensas y hablas para ti mismo. Borras el mensaje ya que no quieres que ensucie el buen o mal nombre que tiene tu blog y en secreto le mandas un mensaje al troll (si puedes localizarle) para pedirle pruebas de esos melones descomunales.
4.- ¡Hasta un troll tiene novia y encima con unas tetas de impresión! El mundo es una mierda y no las para que escribo si el único que me contesta en los comentarios en un troll con éxito con las mujeres.

"El crasillo de mi amigo tiene rojo cormo todo..."


1.- El troll sin sentido ha llegado. Parece que habla en Esperanto u otro idoma extraño. Este comentario no aporta nada a los comentarios previos y posteriores y al debate que has planteado con tu entrada. Lo borras sin más.
2.- Intentas comprende la lógica absurda de este comentario que no viene a cuento. ¿Crasillo? Intentas entrar en su cabeza pero sin éxito. Borras sin miramientos el comentarios sin hacer mención alguna al "comentarista"
3.- Pasas la frase por el traductor de Google sin éxito. No es capaz de identificar el idioma y eso que el traductor de Google es capaz de leer hasta Esperanto o Suajili. Después de acabar con dolor de cabeza intentando entender el "comentario", y después de tomar un Ibuprofeno para paliarlo. Borras el mensaje sin más.
4.- Eres tan inocente que dejas el comentario en el hilo de los comentarios de tu entrada. Has pasado por Google el comentario, y aunque este no ha sabido traducirlo esperas que en un futuro el comentarista aparezca para traducirlo.

"El gobierno nos está destrozando a impuestos y gracias a la troika de la UE no podemos hacer nada..."


1.- Estás de acuerdo con el mensaje pero tu blog de Cupcakes (repostería delicatessen) no es el canal oportuno para dejarlo. Moderas el mensaje con palabras educadas, mostrándole tu apoyo pero advirtiendo de que este no es el blog.
2.- Aunque puedes estar de acuerdo con lo que se dice, tu blog no es el canal idóneo para ese tipo de canales y menos con una entrada sobre física cuántica de partículas. Borras el mensaje sin hacer mención alguna.
3.- Ya está el progre de turno dejando sus inflamas contra el poder establecido. Entras al trapo. Moderas el mensaje de forma agresiva sin miramientos.
4.- Estás muy identificado con las personas que lo están pasando muy mal, es más, al leer le comentario entras en un estado de depresión tal que te dan ganas de tiarte por la ventana, pero aguantas los impulsos. No moderas ni borras el mensaje, hasta el punto de que lo contestas y sigues el hilo.

Ahora solo queda ir sumando los puntos que has conseguido con cada respuesta.

Recuerda que la puntuación se consigue sumando el número de la respuesta en los 7 casos de trolls de este tes. Ejemplo: Si has contestado a todo con la respuesta 1 has conseguido 7 puntos. Si por algún casual has contestado a todo 1 menos una de las respuestas en las que has puesto un 2 has conseguido 8 puntos. Sencillo ¿no?

Resultados:


7-11: Eres una persona que adoras el mundo de los blogs, además de ser muy comprometido con el bueno hacer y la educación en el ciberespacio. Controlas cada comentario que se hace en tu blog, moderando cuando es posible y borrando cuando no queda mas remedio. Siempre tienes una respuesta adecuada a cada troll.
12-17: Te encanta tu blog y no toleras a los trolls en ninguna de sus formas, categorías o colores. Eres muy tajante a la hora de dar una respuesta adecuada a cada uno de estos personajes, prefieres borrar a moderar, así como hacer una pre-censura de cada uno de los comentarios.
18-23: Odias a los Troll. Preferirías subir en un ascensor con un contenedor de basura putrefacta antes que hacerlo con un troll declarado. Si por ti fuese construirías campos de concentración solo para ellos. Tienes el odio en la sangre. Te tomas muy enserio cada uno de los comentarios de tu blog y mas si es de un troll. Siempre borras, nunca moderas y siempre, siempre, siempre haces pre-censura.
24-28:  Necesitas ayuda profesional. Eres hipersensible y la exposición continuada a los trolls puede provocar en tu persona y en tu entorno serios problemas emocionales y de autoestima. Te cuesta moderar, nunca o casi nunca borras, y siempre, siempre, siempre lo pasas mal.