Los 10 mandamientos que todo blogger debe seguir


En la tradición religiosa blogueril hay 10 mandamientos que todo creyente debe seguir sobre todas las cosas.

Puede haber tentaciones de mefistófeles, para evitar que todo buen creyente incumpla alguna de estas directrices, pero ten presente que el altísimo estará siempre contigo. El Dios de los Blogs no te dejará caer en manos del que vive en el infierno.

Así como Justin Hall subió a lo más alto del monte para encontrarse con los mandamientos, somos nosotros, los herederos de la tradición, los que debemos seguir cumpliendo sus designios.

Amarás tu blog sobre todas las cosas.


Los blogs son como los niños, los alimentas, les cambias de ropa, así como si de un bebé se tratase

Quiérelo, por que en el fondo, un blog te traerá muchas felicidades, aunque al principio parezca que todo son preocupaciones.

El Dios Blogueril te recompensará, porque si amas a uno de sus hijos (los blogs), el te amará por encima de toda las cosas.

No copiarás las entradas del prójimo.


Si incumples este mandamientos irás directo al infierno bloguer donde el Mefistófeles blogueril hará que veas una y otra vez, la película Sonrisas y Lágrimas en versión original subtitulada al Suajili

A veces es complicado encontrar contenidos con los que alimentar a tu pequeño blog, pero no caigas en la tentación de copiar los de otros bloguers, puedes caer en una espiral de autodestrucción que será juzgada por el Dios Google hasta llevarte a los infiernos de las búsquedas.

Honrarás las fuentes de las que bebes.


Todo blogger que se precie debe honrar las fuentes de las que bebe, si alguna vez ha bebido de algún sitio.

Si lo has hecho alguna vez, ten presente que debes citar de donde lo has hecho.

Ellos también son bloguers como tu y puede que cumplan a rajatabla estos mandamientos. Cúmplelos tu también. Sé buen bloguer.

No dirás falsos testimonios.


Nunca, nunca, nunca mentirás para conseguir que el rebaño aumente. Otra cosa es si tu blog es humorístico, en ese caso este mandamiento es algo mas flexible. Hasta cierto punto claro está.

El Dios Blogueril Es muy cómico. Le gusta reírse y una buena broma a costa de noticias inventadas y humorísticas le gusta mucho, pero no te pases.

No codiciarás los blogs ajenos.


Los blogs ajenos debes amarlos al igual que lo haces con el tuyo.

Recuerda que la comunidad Bloguer se ama. Es como una especie de comuna Hippie pero sin sexo grupal.

Si ves algún blog que te guste, no lo codicies, aprende de él para futuras entradas, mejores diseños y formas mas correctas de hacer las cosas.

Serás constante en tus publicaciones.


Esta es una de las reglas de hora que todo bloguer debe seguir. Se que yo no soy el mas indicado para hablar de ello, pero reconozco que la frecuencia y la constancia es una de las mejores herramientas para hacer subir tu blog.

Si lo haces, si tienes constancia en la frecuencia de publicación, el Dios blogueril te ayudará a que el otro Dios llamado Google te ascienda a los cielos, en su caso a la primera página de las búsquedas.

Pensarás muy bien el título de tus entradas.


El título de tu entrada es el 50% del trabajo. Puede parecer extraño, pero el rebaño es lo primero que lee de tu entrada y puede que sea lo último.

Si creas una entrada llamativa, puede que lea tu primer párrafo, y si le interesa el primer párrafo leerá el resto de la entrada.

Así pues, no dejes de lado una parte tan importante de tus entradas por el simple hecho de que se puede escribir en tan solo 70 caracteres (extensión recomendable) Esos caracteres son importantísimos.

No abusarás de las palabras clave.


Una cosa es usar las palabras clave para que el Dios Google sepa que existas y te ponga en su lista y otra es saturar la densidad para conseguir subir a los cielos.

Recuerda que el Dios Google puede ser malévolo si detecta que abusas de esta técnica, además de que para el Dios Blogueril tus entradas serán de lo más aburridas y repetitivas.

Responderás todos los comentarios.


Puede que por algún casual recibas comentarios. Si es así responderás de la forma mas educada, incluso si son comentarios negativos hacia tu contenido.

SI por algún casual, el comentario en cuestión es un demonio llamado troll, no le harás ni caso. Lo mejor que puedes hacer ante este tipo de espectros del mefistófeles Blogueril es ingnorarlos.

Y bajo ningún concepto intentes interactuar con dicho ser. Practicar la Güija con el traerá nefastas consecuencias.

Te alejarás del rebaño que no crea en ti como bloguer.


Esto es algo que suele pasar al creyente. Un bloguer puede llegar a ser incomprendido por cierto rebaño. Lo mas normal es que dicho rebaño no te lea, pero aunque no te lea será de lo más crítico con tu trabajo, o afirmará la inutilidad del mismo.

Se tu mismo, no dejes que nadie te cambie simplemente por que no crea en el trabajo que estés haciendo. Un bloguer es más que una persona escribiendo periódicamente, es alguien que piensa, desarrolla y analiza su entorno, su rebaño y piensa en el nirvana blogueril sobre todas las cosas.

Sé un bloguer.