Tú que sabes de informática, ¿me puedes ayudar?


Soy lo que podría decirse como un PseudoGurú de las nuevas tecnologías.

No digo con ello que sepa mucho, pero algo más que mi entorno si sé.

¿Que es lo que pasa cuando tienes un amigo o familiar que sabe más que tú? Pues que le preguntas de forma insistente.

Si supiera más que ellos sobre la lírica de la música francesa del siglo XVIII seguro que me preguntarían sobre ello, pero como sé de ordenadores y móviles, soy la víctima perfecta.

- ¿Podrías ayudarme con el ordenador?
- Si, claro - respondo yo.

- ¿Como activo el Wifi en el móvil?
- Busca en ajustes "conexiones inalámbricas" - respondo de forma mecánica.

- ¿Como puedo calcular la intensidad de la corriente alterna que entra en un cargador de móvil?
- Ni idea.
- Pero... ¿tu no sabías de tecnología?.
- Se de tecnología, pero no lo se todo.
- Bueno pues ya que estás, ¿me puedes ayudar con el ordenador?

- Me quiero comprar un móvil ¿Me aconsejas alguno que sea bueno, bonito y barato?
- Lo siento pero no soy una enciclopedia de móviles, tendré que buscar.
- Pues ya estás tardando.

Hay veces que es mejor no salir de casa, y es que tengo un defecto, no se decir "NO" a una petición, o mejor dicho... no se como decir ese NO.

Así pues, me meto en internet para buscar móviles que puedan encajar con los parámetros tan estrictos que me han marcado.

- ¿Para qué vas a usar el móvil? - pregunté.
- Para mandar mensajes por el whatsapp y ver el facebook - me contestó.

Como el destinatario del móvil es completamente analfabeto de las nuevas tecnologías, la mejor opción era buscar un móvil muy sencillo de usar.

Lo siento, pero siempre que sale la palabra sencillez relacionada con el mundo de los móviles me vienen a la cabeza los smartphones Lumia. Si... ya se que nadie los usa, o que poca gente los usa, pero cuando los he trasteado me gusta su facilidad de uso y su simplicidad.

- Tiene que ser barato - me dijo.

Los móviles baratos no son, pero siempre hay opciones.

¿Móvil de segunda mano? Yo no soy muy escrupuloso, pero el comprador prefiere las cosas nuevas.

¿Un sorteo? Nunca hay seguridad de que se gane dicho sorteo y el fallo suele ser a meses vista.

¿Descuentos? Es la mejor opción.

Buscando en internet encontré varias páginas web con cupones descuento y por alguna extraña razón opté por los cupones de Cuponation.

Justo arriba, en la cúspide de los cupones de Microsoft, un cupón que llamó fuertemente mi atención. 50€ menos en las compras que se realicen en la tienda online de Microsoft. ¿50€ menos?

Con el modelo de Lumia que había seleccionado y el precio final gracias al cupón de descuento de Cuponation, informé a mi "Jefe".

- Ahhh ¿pero no es Android?
- Y... ¿qué más da? Podrás usar Whatsapp, ver el Facebook y muchas cosas, y lo más importante aprenderás sin tener que preguntarme.
- Qué borde... no me gustan esos móviles.
- Si estuviese en tu situación y si tuviese el dinero, yo me lo compraría.
- Ya, pero no me convence.

Esta es la típica situación que todo PseudoGurú como yo odia. Has consumido tiempo, te has dejado los ojos en la pantalla, has tecleado insistentemente para realizar las mejores búsquedas en San Google, y después de todo ello, tu trabajo no solo no es recompensado, sino que además es infravalorado.

En el fondo me da igual. Lo bueno de todo esto, es que ya tengo otra página en mis Favoritos.