7 Sentimientos que todo bloguero ha sufrido tras escribir una entrada


Todo bloguero que se precie habrá sufrido alguno de estos estado de consciencia y inconsciencia tras escribir una entrada.

Puede que estés o no contento con el resultado final, pero seguro que dicho resultado ha generado alguno de estos sentimientos que describo a continuación.

Alivio

Has estado desarrollando el contenido de la entrada duramente y ahora, después de tanto tiempo delante del ordenador editando imágenes, escribiendo y revisando, has terminado.


Cansancio

Has terminado de escribir la entrada, y ahora toca subirla a internet y dinamizarla en las redes sociales. Después del trabajo bien hecho y del sueño que tienes, prefieres tirarte en la cama y dejar la publicación para otro momento en el que estés mucho más activo.


Alegría

Has terminado de escribir le entrada, has revisado el contenido y te parece lo mejor que has escrito en mucho tiempo.


Tristeza

Después de escribir una entrada sobre un tema complicado, lo que has revisado no te gusta nada de nada. Comenzar de nuevo a escribir o a revisar, se plantea como una tarea de lo más agotador.


Locura

Has terminado de escribir una entrada. La has revisado, no te ha gustado y la has vuelto a escribir de nuevo. Nuevamente la has revisado y nuevamente no te ha gustado nada. Has vuelto a empezar de nuevo. Has echado espuma blanca por la boca y te estás cagando en todo.


Indiferencia

Has terminado una entrada en la que has trabajado mucho tempo y en la que te has dejado los ojos. Sin revisar el resultado final lo publicas dándote igual que haya faltas de ortografía de un niño de 6 años y que la gramática sea la de Joda en la Guerra de las Galaxias.


Confusión

Has terminado de escribir una entrada. La has revisado y no te has enterado de nada. La has vuelto a leer y sigues sin entender nada de nada. La confusión es completa en tu cabeza, y la idea que tenías antes de comenzar a escribir se ha ido por los cerros de Úbeda. Nunca más volverás a encontrarla.